Tercera parte: Haz música