¿Cómo hacer que tu canción suene balanceada?

Letra y música pelean por la atención del público

Imagina que estás en tres contextos diferentes:

  1. Te encuentras en tu casa, descansando, estás pensativo y en silencio, con los audífonos puestos.
  2. Te encuentras en tu casa cocinando mientras escuchas tu música favorita.
  3. Te encuentras en una fiesta, escuchando la música del lugar y bailando.

Debes darte cuenta simplemente que la razón por la que escuchamos música no siempre es la misma. Algunas veces queremos concentrarnos en ella y otras veces sólo queremos que esté ahí detrás en alguna parte. 

Por esta razón es que al componer una canción debemos conocer hacia qué tipo de contexto queremos dirigirnos.

El contexto en el que se encuentra la persona que escucha es lo que determinará su nivel de atención y por consiguiente la “carga máxima de información” que le puedes poner a tu obra.

Todos los elementos de una canción (melodía, ritmo armónico, abstracción de la letra, tempo, compás, etc) van a influenciar de una manera u otra en qué tanta información la audiencia recibe.

Por ejemplo: Letra y música sencillas, tendrán carga de información baja y por lo tanto el público no necesita estar prestando atención.

Por otro lado, si escribimos una canción para bailar en los antros y le ponemos una letra compleja y encima música compleja, debemos estar conscientes que nuestro público tal vez decida cambiar tu canción por otra.

Todas las canciones del mundo tienen 4 valores que compiten entre sí por la atención del público: 2 que se enfocan en la letra y el mensaje de la canción y otros 2 que se enfocan en la música.

Estos valores son:

Originalidad vs Empatía (Letra)

Complejidad vs Simpleza (Música)

 

La respuesta es muy sencilla: Porque todo el mundo cuando está aprendiendo a componer comete el mismo error.

Todos queremos que nuestra obra tenga una alta calidad en todo: buenas melodías, letras profundas, buena armonía, buen todo... Pero cuando te esfuerzas demasiado en todo la música suena demasiado cargada y poco balanceada.

Más adelante veremos cómo lograr esto más específicamente.