¿De dónde vienen realmente los acordes?

La naturaleza está llena de acordes

Primero dejemos bien claro lo que es un acorde: “Combinación de 3 o más notas ejecutadas de forma simultánea”.

Analizando esta definición tomemos en cuenta varias cosas:

  1. ¿Qué pasa si son menos de 3 notas, es decir 2? Decimos que en este caso se trata de un intervalo simplemente o un acorde incompleto.
  2. ¿Cualquier combinación de 3 o más notas es considerada un acorde? Sí, absolutamente cualquier combinación de 3 o más notas cualesquiera puede ser considerada un acorde e incluso tiene su nombre propio.
  3. ¿Qué pasa si no toco las notas de forma simultánea sino que las combino en una melodía tocando una nota tras otra? En este caso decimos que no se trata de un acorde sino de un “Arpeggio”. 

Primero que nada recordemos que todos los sonidos en la naturaleza producen armónicos. Sin importar si es un piano, una flauta o hasta nuestra misma voz, cada nota que hagamos llevará consigo detrás a sus correspondientes armónicos. 

Lo curioso es que estos armónicos siempre aparecen en el mismo orden de intervalos:

La fundamental, la octava justa (que es la misma fundamental), la quinta justa, la fundamental otra vez, la tercera mayor, la quinta justa, etc...

Si tomamos en cuenta que estos sonidos podemos recrearlos con un instrumento es lógico pensar que cuando lo hagamos nos sonará de cierta forma "natural" y "familiar", después de todo siempre están ahí.

Es decir, si yo canto un Do mis armónicos más intensos serán Do, Mi y Sol. (La fundamental, la tercera mayor y la quinta). 

Es de aquí que nace lo que llamamos el acorde mayor. 

Todos los acordes mayores están hechos con la fundamental, la tercera mayor y la quinta. Los otros tipos de acordes serán modificaciones de éste y tendrán otros nombres que veremos más adelante.