Intervalos diatónicos y cromáticos

Existen dos formas de medir la distancia entre notas

Es de suma importancia poder medir la distancia entre las notas de una forma precisa. 

¿Por qué?

Esto será fundamental para entender conceptos de armonía más adelante, entender cómo se mezclan las notas al sonar juntas y conocer los efectos que producen en la composición.

Además, los intervalos son esenciales para afinar prácticamente todos los instrumentos de cuerdas. 

Existen dos maneras de medir la distancia entre las notas, es decir, dos tipos de intervalos:

Los intervalos cromáticos miden la distancia exacta entre dos notas, perdiendo la precisión en el nombre de las notas. 

El intervalo cromático se cuenta con tonos y semitonos. 

Debes contar los semitonos que debes subir o bajar para llegar a la siguiente nota. 

Ejemplo: De Do a Fa sostenido hay 6 semitonos o 3 tonos completos.

Los intervalos diatónicos miden con exactitud los nombres de las notas (sin alteraciones), pero se pierde precisión en la distancia exacta de semitonos ya que no se toma en cuenta si la nota es bemol o sostenida. 

En el intervalo diatónico sólo importan los nombres naturales de las notas.

Debes contar con ordinales (unísono, segunda, tercera, cuarta, etc.) tomando en cuenta que el unísono es la misma nota de donde partiste.

Ejemplo: De Mi a La  hay una cuarta de distancia diatónica.

Se dice que se pierde precisión en la distancia exacta de las notas porque por ejemplo: de Mib a La, de Mi a Lab, de Mib a La# todas son cuartas aunque la distancia sea diferente en semitonos.

Aquí tienes un ejemplo de intervalo cromático:

Y de esta manera obtenemos los intervalos diatónicos: