Inversión de los intervalos

Cada intervalo tiene su propio reflejo

Todos los intervalos tienen algo así como un “hermano reflejo” con el que comparten muchas características. 

Este intervalo hermano es conocido como la “inversión del intervalo”. 

Para invertir un intervalo lo único que hay que hacer es mover la nota del bajo una octava hacia arriba. De esta manera aparecen las mismas notas que antes, pero intercambiadas en orden. El nuevo intervalo que se forma es la inversión.

Ejemplo: 

De Do a La hay una sexta mayor, pero si lo invertimos resulta que de  La a Do hay una tercera menor.

En este caso nos damos cuenta que los intervalos mayores al invertirse se vuelven menores y que las sextas se convierten en terceras.

Es lógico pensar que mientras más grande sea un intervalo, más pequeño se vuelve su inversión.

Esto conlleva las siguientes conversiones:

De la misma manera, si hacemos una equivalencia para la parte diatónica nos quedaría así:

 

Utilizando las tablas, lo único que hay que hacer es convertir todo. 

Por  ejemplo: Si sabemos que de Si a Re hay una 3ra menor, podríamos preguntarnos qué intervalo hay de Re a Si.

Con la tabla nos damos cuenta que las 3ras se convierten en 6tas y que los intervalos menores se convierten en mayores. Por lo tanto, de Re a Si el intervalo que se forma es de 6ta mayor.

Tal vez te estés preguntando: ¿De qué nos puede servir tanta teoría y formalismo sobre los intervalos?

Es difícil explicar los beneficios en este nivel, pero créenos que son muchos y te mencionaremos algunos:

1) Transposición: Cuando conoces bien los intervalos es bastante fácil transponer cosas, es decir cambiarlas de escala para ajustarlas al registro de algún instrumento o incluso de la voz. Toma en cuenta que si no sabes cómo se forman los intervalos, aparte de que tardarías un montón en transponer melodías sencillas, también estarías sujeto a cometer errores de enarmonía (Ej. que nombres “Si” a un “Dob”).

2) Acordes: Para muchos estudiantes de música el tema de acordes puede ser un poco agobiante porque piensan que  requiere memorizarse muchas notas. Memorizar ayuda, sin duda, pero en realidad lo más importante es comprender. Te prometemos que si entiendes bien el tema de intervalos, puedes aprender a construir TODOS los acordes en una sola clase.

3) Composición: Los intervalos pueden ayudarte a comprender ciertas características sonoras que te resultarán extremadamente útiles a la hora de componer. ¿Sabías que cada tipo de intervalo cumple con un papel dentro de la composición? Algunos dan solidez, otros dan emoción, otros dan ciertas impurezas que hacen al sonido más interesante. Sin duda dominar esto puede llevar tu proceso compositivo al siguiente nivel.