¿Por qué todos los músicos aprenden piano?

Ventajas del piano para componer

Uno puede pensar que sólo es necesario conocer un instrumento para componer, a fin de cuentas ya sabemos leer y escribir partituras. 

Sin embargo, el piano y los instrumentos de teclado en general presentan unas enormes ventajas a la hora de componer:

A diferencia de otros instrumentos, producir sonido en el piano es muy sencillo y nada cansado, lo que hace que la barrera técnica se vuelva prácticamente nula. Piénsalo: Imagina intentar crear una melodía atractiva en un saxofón... por 3 horas seguidas! 

Muchos instrumentos no te permiten sentir de igual manera las notas graves y agudas en perfecto orden. Aprovechando esto, es más probable que consigas tocar exactamente la melodía que tienes en la cabeza en el piano que en cualquier otro instrumento donde las notas no estén ordenadas.

Una de las ventajas más fuertes del piano es que todas los acordes y escalas se ven muy claramente, por lo que aprender conceptos teóricos con este instrumento es lo ideal.

Cualquier otro músico que vea de reojo lo que estás tocando en un piano puede determinar exactamente lo que estás haciendo con gran nivel de detalle. Aunque no lo creas esto es muy difícil de lograr con algunos instrumentos y hasta imposible con algunos como los de viento-metal. A todo esto súmale que casi todos conocen las notas de las teclas del piano, pero no todos las conocen en un saxofón, guitarra, trompeta, violín, etc.

El piano es un instrumento extremadamente resonante y armónico, además de contar con un mecanismo súper fácil de accionar para mantener las notas en resonancia.

Esto significa que, a diferencia de otros instrumentos, cuando estamos componiendo los acordes de una canción podemos dejar con el pedal las cuerdas resonando y de esta manera comprender mucho más claramente la armonía y la emoción general de nuestra obra. En una guitarra o en prácticamente cualquier otro instrumento este efecto es mínimo ya que al no tener tantas cuerdas no se producen vibraciones por simpatía (excitación de armónicos).

 

 

Prácticamente el piano es el instrumento más polifónico del mundo (superado apenas por el órgano).

Es sencillo darse cuenta de que uno puede tocar fácilmente hasta 12 sonidos simultáneos con 8 dedos largos y 2 pulgares, tarea imposible para muchos instrumentos que requieren la ayuda de ambas manos en coordinación con la boca, el diafragma, la lengua y la respiración... Fíjate en un clarinete.

Todo esto permite la recreación de texturas y melodías que se contestan de manera más sencilla.

El piano es uno de los instrumentos más completos que existen en cuanto al registro. 

Casi todo los instrumentos ocupan sólo una pequeña parte del registro completo de sonidos utilizables en la música mientras que el piano usa prácticamente todo: Tienes los sonidos más graves que puede hacer un bajo eléctrico y además los más agudos que puede hacer una flauta. Sin duda una gran ventaja para componer y probar diferentes registros.